La Soledad del Maestro de Karate

Guillermo A. Laich
24/07/2018 19:15

“La soledad, hora tras hora goteando sobre el alma, hace faena de forjador sobre ella. La soledad tiene algo de herrero transcendente que hace a nuestra persona compacta y la repuja. Bajo su tratamiento, el hombre consolida su destino individual y puede salir impunemente a la calle sin contaminarse por completo de lo publico, mostrenco, y endémico.” 

José Ortega y Gasset 
 

 

El verdadero Maestro de Artes Marciales – en este articulo el Maestro de Karate - es casi siempre e invariablemente un individuo distante y solitario. Como todas las personas solitarias – con tal de poseer suficiente fuerza para continuar sobreviviendo en su especial mundo interior, colmado de riqueza y vacuidad existencial, insistirá en mantener su propia independencia e integridad como su bien mas preciado. 

Si bien en ocasiones el Maestro podrá gastar algunas bromas con sus amigos y alumnos, adoptar un desaliño en su indumentaria, o quizás un cierto descuido en su lenguaje, todas ellos comportamientos que hagan creer a los demás que es solo uno de tantos … les aseguro que definitivamente no lo es, ni jamas lo será. Dentro de su singular maestría, o sea dentro de su monumental capacidad para ejercer el dominio sobre sus pensamientos, emociones, y acciones, es, e insistirá en continuar siendo … “El Maestro.”
 
Pero comencemos por el principio, definiendo la soledad así como algunos términos semejantes que pueden presentar cierta confusión. 
 
El termino “soledad” deriva del latín “solus” que significan “solo.” Se refiere al estado de quien se haya solo y retirado – en menor o mayor medida, y por decisión propia o no - del comercio interactivo universal entre los seres humanos. Corresponde a un lugar, o bien a un estado mental o emocional, que no es frecuentado por tales seres.
 
El termino “solipsismo” también deriva del latín y esta compuesto por las palabras “solus” (solo) e “ipse” (solus ipse significa yo mismo) con el sufijo “ismo,” que indica una actitud teórica y/o sistemática de “solo yo existo.” El solipsismo representa un estado “mucho mas allá” del implicado por la soledad. Se refiere a un estado en el cual no existe relación entre un sujeto humano y otro, de tal manera que para el sujeto solipsista pensante no existe otra realidad que la representada por el mismo. El solipsismo practico o pragmático se basa en que realmente es imposible tener el mas mínimo acceso a la realidad del otro, a modo de que el otro no es mas que un conjunto de posibilidades a utilizar o de amenazas que conjurar. 
 
En esencia, un raro pensamiento y una aun mas rara actitud constituyen el nucleo del solipsismo: "no conozco el mundo exterior sino por las modificacIones que produce en mi por los sentidos; no conozco mas que el yo y mis propias modificaciones; y la dificultad de probar ninguna otra existencia lleva a examinar la hipotesis de que yo soy el unico ser y que el universo no es nada mas que el conjunto de mis representaciones actuales y posibles." Exactamente asi es como piensa una persona solipsista. 
 
En la psiquiatría, el “trastorno de personalidad esquizoide” corresponde al “grupo A” donde se encuentran las personas que exhiben altos grados de rareza y excentricidad. Este trastorno apunta al comportamiento de un individuo que carece de habilidades sociales, que escoge actividades solitarias, que es introvertido e indiferente, y que posee una gama muy limitada de emociones.
 
Finalmente, la misantropía, del griego misánthropos, de misein: "odiar" y ánthropos: "hombre, ser humano," es una actitud psicológica y especialmente social caracterizada por la aversión general al género y el trato humano. Su antónimo es la filantropía, o sea el amor incondicional a los seres humanos. El termino no implica necesariamente desagrado por personas concretas, sino animadversión por los rasgos comunes y el modo de interaccion humana compartidos por toda la humanidad.
 
Un misántropo es, por tanto, una persona que muestra antipatía o misántropia por los seres humanos y la forma de actuar de la humanidad en su conjunto. Tal antipatia puede ser ligera o marcada, así como de características muy diferentes: desde lo mas inofensivo y llegando a la crítica social, hasta la reclusion en soledad, la destrucción ajena, o bien la autodestrucción en sus multiples vertientes.
 
Ahora bien, el Maestro de Karate no es ni solipsista, ni esquizoide, ni misantropo, simplemente prefiere mantener cierta distancia mientras disfruta de la soledad y el placer de estar absolutamente en paz consigo mismo. El Maestro posee una tendencia relativa y natural a desvincularse de la vida cotidiana, atendiendo solo a la perfección de su obra, y manteniendo cierta indiferencia ante problemas y situaciones periféricas del momento.
 
En el caso de tres Grandes Maestros de las Artes como Miguel Angel, Rembrandt, y Beethoven, podemos apreciar que sus caracteres eran muy semejantes en sus estructuras mas intimas y que, por lo tanto, sus destinos en la vida hayan sido relativamente similares. Los tres y, a lo largo de todas sus vidas, han sido misantropos, enigmaticos, desconfiados, solitarios, e incluso se han aproximado peligrosamente a la mismisima alienacion mental o locura. A pesar de haber obtenido exitos artisticos extraordinarios, los tres estuvieron siempre en una encarnizada y conflictiva relacion con el mundo circundante. Siempre, y a costa de duras y amargas luchas, los tres eventualmente vieron satisfechos sus deseos. Deseos que, entre otras cosas, incluyeron perder - para siempre - a los pocos hombres y mujeres a quienes amaron y que los amaron.
 
El Maestro de Karate, como el gran artista holandés Rembrandt (1606 - 1669), podrá inmiscuirse e incluso amar profundamente a las masas en sus ratos de ocio; o como el compositor alemán Ludwig van Beethoven (1770 - 1827), se negara a descubrirse ante la presencia de un simple rey; o finalmente como el decimosexto presidente de los EE.UU. Abraham Lincoln (1809 - 1865) se alejaba a miles de kilómetros de la humanidad cuando se sentaba en soledad para redactar en un simple cuaderno algunos párrafos de su extraordinaria prosa. 
 
Esta claro que, en el momento en que el primero embadurne sus lienzos con sus oleos, el segundo logre simbolizar en escritura musical la correcta secuencia de notas con su pluma, y el tercero redacte los conceptos apropiados para sus discursos, todos ellos se situaran totalmente aparte del resto de la humanidad, y no reconocerán otra ley mas que la que les ordena la voz de su propio ser. El Maestro confía siempre, plenamente, y ante todo, en si mismo.
 
Pues bien, se supone que los Maestros de Karate viven sus vidas en sus respectivos mundos filosofico-tecnico-didadcticos, y lo hacen con la única finalidad de obtener mayores conocimientos sobre su arte y lograr mejores aplicaciones de su arte. Según varios expertos en el tema, el autentico artista es la persona a quien, a través de la profundidad y calidad de su arte, le es dado alcanzar el borde de la eternidad.
 
En términos generales podemos decir que el proceso de adquisición de conocimientos conlleva su propio ritmo e inercia. Esto suele suceder porque cuando el conocimiento de algo es parcial, el Maestro inmediatamente intenta completar lo que aun falta de tal conocimiento, para luego enseñarlo a sus alumnos. 
 
Por otro lado aquellos que son eminentemente prácticos quizás opinen que el conocimiento incompleto es el mas importante ya que sirve de base para realizar muchas cosas previo a su completud. Tal ha sido el caso de la historia y la biomecánica del karate donde muchos practicantes solo conocen los hechos superficial y parcialmente. 
 
Ahora bien, como se valora el buen arte y como se le diferencia del no tan bueno. Una sencilla regla para lograr tal propósito consiste en observar el artista y/o su obra y preguntarnos a nosotros mismos: ¿que es lo que esta persona, exactamente, esta tratando de comunicar a los demas acerca de sus valores, emociones, y especial forma de ver y sentir el mundo?; y, una vez determinado: ¿tal persona, consigue expresarlo de manera tan completa que se comprende con claridad todo lo que esta intentando decir, o no? Las respuestas a estas dos preguntas son esenciales para determinar la autenticidad y calidad del artista y su arte.
 
A mi humilde criterio, quien mejor y de forma mas sincera supo expresar los secretos mas íntimos del artista y su arte fue el pintor francés Edouard Manet (1832 - 1883), quien fue reconocido por la enorme influencia que ejerció sobre los iniciadores del impresionismo. Recordemos que el impresionismo fue un movimiento artístico que se inicio en las proximidades del año 1860. No hay mas que contemplar el cuadro de Manet titulado “Olympia” (1863) para comprender exactamente lo que su autor estaba intentando expresar.
 
Sin embargo, tal obra no se expuso hasta el año 1865, en el Salón de París, en donde causó un gran escándalo, ya que aunque el público y la crítica aceptaban los desnudos en previas obras mitológicas, no era así cuando se trataba de un desnudo realista. Curiosamente, el nombre del cuadro no le fue dado por su realizador sino por el poeta, ensayista, crítico de arte, y traductor francés Charles Pierre Baudelaire (1921 - 1867). Baudelaire fue el poeta de mayor impacto en el simbolismo francés. Las influencias más importantes sobre él fueron Théophile Gautier, Joseph de Maistre, y Edgar Allan Poe, a quien tradujo extensamente. A menudo se le acredita de haber acuñado el término "modernidad" para designar la experiencia fluctuante y efímera de la vida en la metrópolis urbana y la responsabilidad que tiene el arte de capturar esa experiencia.
 
En una ocasión Manet se hallo en una conversación con un grupo de jóvenes pintores que deseaban conocer los mas profundos del arte. La respuesta de Manet fue clara y sencilla: "Si ca y est, ca y est. Si ca n´y est pas, faut recommencer. Tout le reste,cést de la blague." Tales palabras dichas en el idioma frances significan: “Si la obra artística sale, sale. Si no sale, no sale, y hay que volver a comenzar desde el principio. Todo lo demás son cuentos.” Con ello Manet quería recalcar que la esencia de la obra de arte procede desde los sentimientos que yacen en el interior del artista o Maestro de una forma natural, espontánea, y virtualmente sin explicaciones. Exactamente lo mismo sucede en la practica y la enseñanza del karate. 
 
El Maestro de Karate, como autentico artista que es, suele ser una persona sencilla y demasiado abstraída con su obra en progreso para preocuparse de las cosas y eventos insignificantes que le presenta la vida. Su trayectoria y obra representan, metafóricamente hablando, aquella persona que mas ama y aprecia en la vida. Es por eso que el artista supedita a ella la totalidad de su tiempo, interés, devoción, y fidelidad. El resto francamente no le influye en absoluto, ni tampoco le interesa.
 
El habito de buscar conocimiento por el mero hecho de saber mas tuvo sus inicios en la época de los filósofos griegos. El estudio de las matemáticas es aquella disciplina que se dedica al estudio de patrones, proceso que conlleva su propia justificación. Un determinado procedimiento conduce al siguiente y, en ocasiones, el cuerpo de conocimiento acumulado llega a formar una masa critica que, a su vez, conduce a una nueva síntesis en la cual todo lo conocido hasta ese momento se agrupa e integra de una forma mas clara y/o favorable. 
 
El proceso del cual estamos hablando se puede resumir en cinco pasos bien definidos: 1.- síntesis inicial 2.- nueva hipótesis; 3.- nueva tesis; 4.- antitesis de oposición/confrontación; y 5.- nueva síntesis.
 
Se supone que en el transcurso de tal proceso se pondrán en evidencia ciertas leyes básicas y, a posteriori, que tales leyes conduzcan hacia el desarrollo de algunas aplicaciones practicas. Esto es exactamente lo que ha sucedido en el desarrollo histórico, filosófico, y técnico del karate actual. Tres áreas fundamentales del conocimiento que el Maestro de Karate intenta unificar y enseñar.
 
Ahora bien, ¿que siente un Maestro de Karate cuando se dedica a investigar de donde procede y exactamente como funciona una pequeña parte de su arte? Si bien disfruta como cualquier otra persona, también es consciente de que su labor posee una dirección y un sentido, elementos que puede y debe transmitir a sus alumnos en el dojo.
 
Esa fue precisamente la extensa, profunda, y excelente labor del Maestro Hidetaka Nishiyama (1928 - 2008) con quien me encuentro en la foto que encabeza este articulo. La foto fue tomada por el Dr. Fred Hatfield (Dr. Squat) en el año 1988 en el Centro de Alto Rendimiento CRAFT ubicado en Los Angeles, California. Tanto Fred Hatfield como yo fuimos los verdaderos fundadores de tal Centro, ejerciendo el las funciones de Director General y yo la de Director de Ciencias del Deporte respectivamente. Por nuestras manos, y durante varios años, pasaron muchos de los mejores atletas y deportistas del mundo que acudian a nosotros con la finalidad de optimizar su rendimiento en salud. 
 
Era precisamente en tal Centro - y todo su sofisticado equipamiento tecnico - donde Sensei Nishiyama, Fred Hatfield, y yo pasabamos incontables y felices años, dias, y horas cuantificanto la fuerza, velocidad, potencia, y efectividad real de las diversas tecnicas del karate mediante sofisticados equipos de analisis biomecanico, fisiologico, y psicologico. Considero que tales extraordinarias e inolvidables memorias representan un paraiso interno del cual nada ni nadie me puede expulsar jamas. 
 
A lo largo de nuestra cercana amistad de mas de treinta años, Sensei Nishiyama solia ocupar un a especie de "espacio existencial aparte" donde nadie podia penetrar sin su previo consentimiento. Por ejemplo, Sensei Nishiyama jamas permitia que le acompañase hasta su coche despues de un largo dia de trabajo e investigacion en el Centro CRAFT. Cuando rodeados de dinamometros y acelerometros terminabamos de entrenar juntos, se despedia de mi en la puerta tracera del Centro y, en silencio pero de forma determinante, me daba a entender con su mirada y una leve y respetuosa inclinacion de su cuerpo, que se iba a dirigir a su coche en soledad, sin mi. 
 
Debo confesar que jamas necesite ni una sola palabra de el para comprender exactamente lo que estaba intentando comunicar. Sensei Nishiyama era capaz de comunicar su intencion claramente y sin palabras, doy fe de ello. 
 
En las ocasiones en que saliamos a cenar con su mujer e hijas, Sensei Nishiyama solia sentarse en la mesa de tal manera que habia una silla vacia entre el y el resto de nosotros - incluso ante la presencia de miembros de su propia familia. Nuevamente una expresion de la tan apreciada y distante soledad que, el como Maestro, tanto deseaba. Incluso en los Cursos Internacionales de Verano Anuales de Karate Tradicional de la ITKF que realizabamos en la Universidad de California en San Diego (UCSD), Sensei Nishiyama siempre disfrutaba de su almuerzo en una mesa donde solo se sentaba el y nadie mas que el.
 
En ocasiones recuerdo como algunos otros instructores de elevado rango y yo habiamos intentado acompañarlo hasta su mesa para que no coma solo, pero no lo permitio. Siempre habia algo especial en su mirada y su lenguaje corporal que claramente decia: "soy El Maestro, por favor permitanme comer solo con mi apreciada soledad." Y asi fue, ya que no hacia falta palabra alguna del Maestro Nishiyama para comprender lo que intentaba decir. Recuerdo que lo comprendi perfectamente, en su totalidad, y para toda la vida.
 
La curiosidad y el alma humana son los mayores motores que impulsan las artes marciales. De hecho, todo artista marcial es curioso por naturaleza, y manifiesta una cierta paranoia hacia los misterios que encierra su arte, todo con el fin de destejerlos y explicarlos. Siempre existe la posibilidad de que la respuesta a una pregunta aparentemente trivial logre claridad sobre alguna faceta inherente a la naturaleza del arte aun por descubrir y expresar.
 
Como hemos dicho anteriormente, las personas ajenas a las artes marciales suelen imaginar a los Maestros como personas espirituales y técnicos solitarios. Pero la mayoría de los Maestros de Karate consideran posible crear arte día tras día sin necesariamente ser huraños ni inadaptados a la vida real.
 
La principal característica del Maestro de Karate es poseer una disposición abierta hacia el continuo aprendizaje, hacia la vida real, y hacia la critica constructiva. Este deberá compartir sus resultados e ideas a través de cursos, conferencias, seminarios, y publicaciones, lo que a veces lo expone a mas criticas, pero que a la vez llama su atención sobre adicionales cuestiones de importancia. Además, todo ello actúa como una fuente de información que puede proporcionar nuevas perspectivas. 
 
Una de las principales funciones del Maestro consiste en explicar y difundir  a los demás que es y como funciona el karate. Es imposible determinar de antemano los tipos de preguntas que obtendrán respuestas tipo si o no, o meramente triviales, o incluso ninguna respuesta aceptable. Tampoco es posible predecir que con precisión que preguntas obtendrán respuestas significantes o insignificantes. 
 
No obstante, y para potenciar tal proceso, es absolutamente necesario contar con el apoyo y la contribución de otros Maestros de Karate procedentes de diversos estilos, así como con distintos y variados puntos de vista. Todo ello para que, en conjunto, se pueda crear una rica variedad de la cual surjan resultados relevantes, sin perder de vista la esencia del propio estilo. 
 
Por otro lado, una miope e insulsa monocultura del karate, en la que todos trabajan sobre las mismas preguntas y buscan las mismas respuestas, simplemente conduciría a la extinción del karate tal cual lo conocemos. Es un axioma bien conocido que de la mano de la diversidad va la responsabilidad, cuyo peso no solo recae en el propio Maestro, sino también en sus alumnos. 
 
En el ultimo análisis depende de los Maestros, y todos los alumnos cultos y creativos, saber compartir tanto la ciencia como el arte del karate con sus respectivos discípulos, así como reconocer los limites y las limitaciones inherentes a lo que de verdad se puede y no se puede enseñar. 
 
En semejanza al articulo anterior titulado: “La Torre de Marfil,” – que se refiere a la naturaleza y los valores de los científicos y el mundo científico en vez de los artistas y el mundo artístico - es mi deseo que estas palabras sirvan para dar un pequeño paso en la misma dirección.
 
 
 
 
 

Añadir un comentario:

Nombre:

E-Mail: (no será público)

Comentario:

Enviar >>