El ADN Desbocado

Guillermo Laich
24/08/2022 16:42

 

El cuerpo humano es un repositorio transitorio de ADN, donde el cuerpo orgánico esta sujeto a un tiempo de caducidad y eventualmente muere, mientras que el ADN es inmortal y continua como molécula replicante de generación en generación.

 

¿Que Significa Desbocado?

El término “desbocado” significa que algo se mueve de forma precipitada y alocadamente sin obedecer a limites o limitaciones de ningún tipo. También se refiere a una cosa, lo que sea, que crece o se desarrolla con gran rapidez de forma descontrolada.

Sabemos que el ser humano es significativamente distinto a cualquier otro animal. ¿Acaso hemos logrado burlar las intenciones y controles de la madre naturaleza logrando, y pitorrearnos de las leyes que rigen el proceso de la evolución y su mecanismo de selección natural y? Este humilde articulo asimila en su totalidad la riqueza contenida en estos conceptos con el fin de proporcionar una explicación racional sobre la rapidísima evolución y replicación del ADN humano y su producto, los seres humanos.

Hasta ahora, los científicos han aceptado que la evolución, en términos de la calidad del ser humano y cantidad de seres humanos, comenzó a tomar forma cuando nuestros antepasados desarrollararon la capacidad para caminar erguidos, para coger y llevar objetos, y para crear y utilizar herramientas. De hecho, nuestros antepasados más remotos fueron la única especie capaz de abrir un camino evolutivo nuevo, o sea un bucle de retroalimentación que logro que sus cerebros, mentes, y cuerpos fueran progresivamente más complejos y abundantes. 

En realidad, la evolución del ser humano representa una especie de fuga o rápido escape de lo que existió anteriormente. Fue una fuga o huida desde las difusas tinieblas de la ignorancia hacia la claridad del conocimiento, la cultura, y la tecnología. Podríamos decir que fue una huida muy rápida y totalmente desbocada que, a su vez, provoco que el ser humano evolucionara absorbiendo y creando todo tipo de conocimientos. Incluso superando su nivel de inteligencia para utilizarlos correctamente y con madurez.

Y es precisamente este ser humano fugitivo poseedor de un ADN desbocado, el que acaba siendo el protagonista del presente artículo. No obstante, y en estos momentos, la tal llamada fuga humana ha efectuado un giro diametralmente opuesto con respecto a su dirección y sentido. Y lo ha hecho porque en la actualidad la humanidad se encuentra huyendo directamente, y de forma microcéfala y retrograda, hacia la mismísima imbecilidad claramente representada por el total descontrol de la sobrepoblación mundial. 

El concepto central que recorre nuestra propia historia evolutiva corresponde a que solo nosotros, entre millones de especies que viven y conviven en un pequeño y frágil planeta, hemos quedado atrapados en un peligroso e irreversible proceso o bucle interminable de evolución y reproducción francamente desbocada. Un proceso macabro y carente de inteligencia y planificación que, posiblemente, nos conduzca hacia la extinción de la especie humana tal cual la conocemos.

¿Qué es el ADN? 

Por ADN entendemos la gigantesca molécula conocida como ácido desoxirribonucleico. Es una molécula en forma de doble hebra o hélice y de gran cadena, en la que las dos cadenas adoptan una forma helicoidal en forma de doble hélice. En su secuencia de bases nitrogenadas, el ADN codifica la información genética de la mayoría de los organismos vivos, incluyendo el ser humano. 

La función principal del ADN es almacenar la información genética que será transmitida de generación en generación. Además, es un código que representa la información genética que nos hace únicos como especie y como persona. El ADN se localiza dentro del núcleo de cada una de las células de nuestro cuerpo, y es idéntico en todas ellas, solo que en algunas células se activan ciertos genes y en otras otra serie de genes. 

Para entender el ADN, es necesario conocer algunos conceptos biológicos básicos. Comenzaremos por el concepto de nucleótido. Los nucleótidos son moléculas orgánicas formadas por la unión de una pentosa, es decir, un monosacárido formado por cinco carbonos; una base nitrogenada (adenina, guanina, citosina, o timina) y un grupo fosfato.

En sí, el ADN es una estructura bioquímicamente compleja formada por millones de nucleótidos, sin embargo, no todos ellos son iguales. La pentosa que los forma es la desoxirribosa y la base nitrogenada puede ser una guanina, timina, citosina o adenina. Nunca encontraremos uracilo, que solo será posible encontrarlo en el ARN (Ácido ribonucleico).

El ADN tiene diferentes niveles de complejidad, presenta estructuras primarias y secundarias, y puede asociarse a proteínas adoptando estructuras superenrolladas que equivaldrían a una estructura terciaria. 

En esencia, la vida engendra la vida. Podemos considerar al cuerpo humano como una especie de repositorio transitorio de ADN, donde el propio cuerpo orgánico esta sujeto a un tiempo de caducidad y eventualmente muere, mientras que el ADN es inmortal y continua su cometido biológico como molécula replicante de generación en generación.

¿Que es una Población?

Cada especie de una comunidad biótica no está representada por un solo individuo, sino por una población completa. El término población puede utilizarse para describir el número total de individuos de una especie determinada que viven en una comunidad. Una especie es un grupo de organismos emparentados, y capaces de cruzarse y de parecerse entre sí de tal manera que se distingan de todos los demás organismos. Todos los miembros de una especie se parecen mucho entre sí porque su origen se remonta a un único ancestro muy reciente en la historia evolutiva. 

Probablemente, la norma más importante para decidir que ciertos individuos pertenecen a la misma especie corresponda a su capacidad para aparearse y producir descendencia. Esto significa que la descendencia, a su vez, posee la capacidad para producir descendientes o hijos. En la naturaleza, el entrecruzamiento entre miembros de diferentes especies es muy escaso y, por lo general, no se produce en absoluto. 

De esta manera, podemos hablar de una población de bacterias que viven en una placa de Petri (una placa poco profunda, circular y transparente con una tapa plana, utilizada para el cultivo de microorganismos), una población de pájaros que viven en los árboles, una población de gatos callejeros que viven en un campo abierto, una población de perros que viven en un refugio de animales, o una población determinada de seres humanos que viven en la superficie del planeta. 

Por ello, podemos considerar el término "especie" como la unidad básica de clasificación de los seres vivos. Sin embargo, es muy difícil, si no imposible, definir exactamente el término "especie" con exactitud. Incluso la regla de que los miembros de una especie pueden aparearse entre sí no está exenta de excepciones. En cualquier caso, una especie puede subdividirse en unidades más pequeñas conocidas como razas, variedades, o subespecies. Una raza es una población particular dentro de la especie que difiere de alguna manera especial de otros miembros de la especie.

También hay que mencionar que la unidad más pequeña de la clasificación (taxonomía), la especie, cambia constantemente y, por tanto, no siempre puede definirse en términos exactos.

¿Qué se Entiende por Densidad de una Población?

Una medida del éxito de una determinada especie en una comunidad es su densidad de población. Con ello nos referimos al número de individuos que viven en una unidad de superficie o unidad de volumen del medio. Por ejemplo, la densidad de la población en el centro urbano de la ciudad de Madrid supera ampliamente la densidad de población en el resto de la provincia de Madrid. 

Recordemos que una población nunca es estática, aunque el número real de individuos de la impresión de ser el mismo. No siendo estática el ritmo de cambio de una población determina muchos factores, incluido su nivel de éxito o fracaso. 

El termino estabilidad nos indica que la tasa de natalidad es igual a la tasa de mortalidad. En otras palabras, el número de individuos que llegan a la madurez es igual al número de los que mueren o se matan. Cuando la población no es estable, puede estar aumentando o disminuyendo a un ritmo determinado.

¿Qué es un Cambio Poblacional?

Una población en aumento suele indicar que un organismo tiene mucho éxito adaptativo y reproductivo en su comunidad. Obviamente, la tasa de natalidad debe ser mayor que la de mortalidad. Tal vez esta especie esté en camino de dominar su comunidad. Por el contrario, una población en declive puede indicar que el número de individuos que nacen es inferior al número que mueren. Evidentemente, el organismo no está teniendo mucho éxito en su comunidad. Tal vez esté en vías de extinción.

¿Qué Forma y Fases Tiene la Curva de Crecimiento de una Población?

Es un hecho interesante que las curvas de crecimiento de población de casi todos los organismos siguen el mismo patrón. Esto es válido para poblaciones tan diversas como las bacterias y el hombre. Evidentemente, las características de crecimiento de la mayoría de las poblaciones son básicamente similares. 

Como ejemplo podemos analizar la curva de crecimiento de un simple cultivo de bacterias. Supongamos que transferimos un pequeño número de bacterias a un matraz que contiene un medio de cultivo adecuado. Mientras incubamos el cultivo durante los días siguientes, podemos extraer muestras a intervalos establecidos y realizar un recuento de bacterias. Los resultados obtenidos pueden representarse en forma de gráfico.

Este grafico o curva se conoce como curva de crecimiento una población y representa el número de individuos de la población en el eje vertical, con respecto al tiempo que se encuentra en el eje horizontal. Se trata de una curva generalizada y extrapolable al crecimiento en la población de cualquier especie, y no sólo de bacterias.

Típicamente, la gráfica en cuestión suele adoptar la forma de una curva en forma de “S” alargada, similar al símbolo comúnmente utilizado en la integración matemática “∫.” Esta singular notación fue introducida por el matemático y filósofo alemán Gottfried Leibniz (1646-1716) a finales del siglo XVII, aunque recién aparece en una publicación oficial en el año 1684.

El número total de individuos, que son representados en el eje vertical, y el intervalo de tiempo, representado en el eje horizontal, varían considerablemente de un organismo a otro. No obstante, y si las condiciones son favorables, las poblaciones de todos los seres vivos, incluidas las civilizaciones del hombre siguen la misma y típica curva en forma de S alargada. Para una simple colonia de bacterias, la curva se desarrolla entre 24 y 48 horas. Para una colonia de moscas de la fruta cultivada en el laboratorio la curva se desarrolla entre 6 y 7 semanas. Para el ser humano, la curva puede tardar varios siglos.

Por lo general, la curva se divide en cinco fases bien definidas: 1.- fase de aumento de la tasa de reproducción o crecimiento inicial; 2.- fase logarítmica de crecimiento geométrico o exponencial; 3.- fase de disminución en la tasa de reproducción; 4.- fase de equilibrio; y finalmente 5.- fase de declinación o decadencia.

  • Fase 1: Aumento en la Tasa de Reproducción

Esta fase comienza con un período de aumento muy lento en la tasa de población, y por ello suele denominarse periodo latente. El periodo latente pronto s sustituido por un rápido incremento de la población. Podemos imaginar este proceso si visualizamos una curva plana inicial que de repente comienza a elevarse lentamente hacia arriba.

  • Fase 2: Crecimiento Logarítmico, Geométrico, o Exponencial 

A continuación, se produce un periodo de aumento de la población extremadamente rápido y en el que la curva asciende bruscamente. Durante este periodo la población se duplica y vuelve a duplicarse a un ritmo exponencial, o logarítmico. En términos matemáticos podríamos decir que la población aumenta en progresión geométrica a modo de: 2, 4, 8, 16, 32, 64, 128, 256, 512, 1024, etc. El ciudadano de a pie interpretaría este proceso como una franca explosión demográfica.

  • Fase 3: Disminución del Ritmo de Reproducción

Eventualmente la fase logarítmica llega a un punto crítico y comienza a ralentizarse. La curva disminuye su desenfrenado ritmo de crecimiento para continuar aumentando a un ritmo mucho más lento, motivo por el cual gradualmente comienza a aplanarse. De hecho, la población sigue aumentando, pero el incremento es relativamente moderado en comparación con la fase logarítmica.

  • Fase 4: Equilibrio o Steady State

En esta fase la población se mantiene en equilibrio. El número de nuevos organismos producidos equilibra el número de los organismos que mueren. La población ha alcanzado una especie de condición madura y estable, y la curva tiende a aplanarse completamente adoptando una forma en forma de meseta.

  • Fase 5: Declive o Decadencia

En esta fase la población comienza a declinar. Cuando un científico cultiva bacterias, esta última fase se continua o prolonga mediante un proceso conocido como subcultivo. Esto significa que se transfieren unas pocas bacterias del cultivo maduro a un matraz de medio fresco desprovisto de bacterias. De este modo, se vuelve a iniciar el ciclo completo de cinco fases. El antiguo cultivo se destruye, pero el nuevo cultivo representa una población joven y vigorosa de bacterias lista para continuar creciendo en semejanza a la curva de crecimiento en forma de S ... y así sucesivamente.

¿Que es un Logaritmo?

Los logaritmos fueron intentados por el matemático e inventor escoces John Napier de Merchison (1550-1617). Napier fue el primero en definir los logaritmos e hizo común el uso de la coma decimal en las operaciones aritméticas. La función fundamental de los logaritmos consiste en reducir las operaciones de multiplicación y división a operaciones de sumas y restas, que son mucho más sencillas de realizar. 

En las operaciones logarítmicas la representación de los números mediante potencias de diez constituye un ingenioso instrumento para tratar con cantidades numéricas elevadas. Por ejemplo, 100 es igual a 10 a la 2ª potencia de 10; 1000 es igual a 10 a la 3ª potencia, y 10.000 es igual a 10 a la 4ª potencia, etc. Para multiplicar 10 a la 2ª potencia por 10 a la 3ª potencia basta sumar los exponentes de las potencias y resulta 10 a la 5ª potencia. Este descubrimiento simplifico, en gran medida, los complejos cálculos matemáticos y más adelante apunto directamente al comienzo de la era de la computación.

¿Que Factores Limitan el Crecimiento de una Población?

¿Por qué una población determinada es incapaz de continuar creciendo indefinidamente según se expresa en la fase logarítmica? ¿Cómo es que el proceso llega a ralentizarse totalmente? La respuesta a estas preguntas es simplemente y directa. Los factores biológicos, químicos, y físicos del entorno son incapaces de mantener una tasa máxima de crecimiento durante un tiempo prolongado. Para comprender este punto podemos utilizar la colonia de bacterias como ejemplo.

Algunas bacterias poseen una capacidad para reproducirse cada 20 minutos en condiciones ideales. A este ritmo, una sola bacteria puede convertirse en una masa de unos 2,26 millones de kilogramos en 24 horas. En varios días incluso llegaría a superar la masa total de la Tierra, que es de 5,9 sextillones de toneladas. Esto significa que la masa de la Tierra (M⊕) es igual a 5,9722×10 a la 24ª potencia de kg. Obviamente, no existe suficiente espacio ni alimento en el planeta para mantener viva semejante población de bacterias. 

Pues bien, lo que es cierto para las bacterias es igualmente cierto para otros organismos, incluido el hombre. Llega un momento en que la tasa de reproducción. Y forzosamente lo debe hacer porque se encuentra limitada por múltiples factores. De hecho, la falta de espacio, la falta de alimento, la acumulación de productos de desecho, y la competencia con otras especies (o en el seno de su propia especie) son factores que intervienen en el proceso de ralentización. Todo indica que el medio ambiente sólo es capaz de mantener vivos un determinado número de organismos de una sola especie.

Llegados a este punto, podríamos plantear una interesante objeción a las afirmaciones anteriores. ¿Siguiendo estos cánones, qué va a pasar con la humanidad? ¿No somos radicalmente diferentes de las bacterias? Con nuestra inteligencia y el nivel de los conocimientos técnicos actuales, ¿aun no somos capaces de superar el problema de la superpoblación, la falta de espacio vital, y la falta de alimentos? ¿Es posible que la población humana continue creciendo y expandiéndose a nuevas zonas de la tierra y del cosmos? 

Antes de intentar responder a estas preguntas, nos interesa echar un breve vistazo a las publicaciones del reverendo y economista británico Thomas Robert Malthus (1766-1834). Tales publicaciones son las mismas que en su momento influyeron a Charles Darwin para estructurar definitivamente su teoría de la evolución y el proceso de selección natural. 

¿Qué Implica la Teoría de Thomas Robert Malthus?

En el año 1798 el Reverendo Thomas Robert Malthus (1766-1834), sacerdote de Albury, en Surrey, Inglaterra tenía treinta y dos años, y consideraba que la población humana aumentaba a un ritmo tal que pronto superaría los recursos alimenticios disponibles. Malthus consideraba que las hambrunas, las epidemias, y las guerras constituían los factores naturales que mantenían a las poblaciones humanas bajo un determinado control. Malthus fue estudiante en la universidad de Cambridge entre los años 1785 y 1796, y recibió sus ordenes sacerdotales en el año 1788. 

Según Malthus, cuando la población crece de forma descontrolada tiende a aumentar en progresión geométrica o logarítmica basada en la multiplicación, o sea:  1, 2, 4, 8, 16, 32, 64, 128, 256, 512, etc.; mientras que el abastecimiento de alimentos aumenta solamente en progresión aritmética basada en la adición, o sea: 1, 2, 3, 4, 5, 6, 7, 8, 9, 10, etc. De esta manera, y en solo 225 años, la relación entre el número total de individuos y los medios alimentarios de subsistencia será de 512 a 10, respectivamente.

Por supuesto, Malthus no pudo prever los amplios avances y mejoras en la agricultura y la tecnología que en el cercano futuro se producirían. Es más, le fue imposible prever el tremendo aumento en la producción de alimentos que la agricultura moderna podría implementar.  Durante los 150 años posteriores a la teoría maltusiana, la situación económica de las poblaciones humanas (especialmente en los paises occidentales) mejoró enormemente. Las poblaciones aumentaron, es cierto, pero el suministro de alimentos aumentó aún más rápido.

Aun así, Malthus tenía razón en los aspectos más fundamentales del concepto. El ritmo de aumento de las poblaciones humanas debe llegar inevitablemente a un punto en el que las restricciones del medio ambiente se harán sentir. Por mucho que mejoremos nuestros medios de producción, la tierra tiene una capacidad finita y limitada para soportar una población cada vez mayor. Cuando finalmente se alcancen tales límites medioambientales, habrá que comenzar a frenar el crecimiento de la población. 

Por el momento, y en el año 2022, podemos considerar el aumento exponencial de la población humana a modo de una autentica "plaga humana," donde el término "plaga" sirve para definir un número inusualmente grande de animales (los humanos son animales) que infestan la tierra y causan daños. Para más información sobre este concepto, véase mi anterior artículo titulado "Evolución 101" en la sección "Interés general" de esta misma página web.

¿Como Seria un Típico Incremento en la Población Humana?

Los estudios sobre el crecimiento de la población humana en diversas partes del mundo muestran que nos encontramos claramente en la fase de crecimiento logarítmico. Se estima que la población actual de la tierra (mes de agosto del año 2022) es de casi 8.000 billones de individuos. Sólo en el día de hoy hubo 147.831 nacimientos y 62.063 defunciones, y la población ha aumentado en 85.768 individuos. Es más, a lo largo del último año la población ha aumentado de forma desbocada en 49.509.248 individuos.

En los albores de la agricultura, aproximadamente en el año 8000 a.C., la población del mundo era de unos 5 millones de personas. A lo largo de los 8.000 años que transcurrieron hasta el año 1 d.C., la población creció hasta alcanzar entre 200 y 600 millones (datos imprecisos), con una tasa de crecimiento inferior al 0,05% anual.

Con la revolución industrial se produjo un cambio tremendo. Mientras que la población mundial había tardado toda la historia de la humanidad hasta llegar al año 1800 en alcanzar los mil millones, los segundos mil millones se alcanzaron en sólo 130 años (1930), los terceros mil millones en 30 años (1960), los cuartos mil millones en 15 años (1974) y los quintos mil millones en sólo 13 años (1987). Sólo durante el siglo XX, la población mundial ha pasado de 1.650 millones a 6.000 millones de habitantes. En el año 1970, había aproximadamente la mitad de personas en el mundo que ahora. Veamos estas cifras con más detalle para tomar mayor conciencia de la auténtica catástrofe que estamos creando mediante la sobrepoblación del planeta.

¿Cómo Extrapolamos la Explosión Demográfica Humana?

Se calcula que, en la Edad de Piedra, apenas diez millones de humanos vagaban por toda la superficie de la tierra.  La Edad de Piedra fue un amplio periodo prehistórico durante el cual se utilizó ampliamente la piedra para fabricar herramientas con filo, punta, o superficie de percusión. Este periodo duró aproximadamente 3,4 millones de años y terminó entre el 4.000 y el 2.000 a.C., con la llegada del trabajo en metal.

Durante los 7.000 años siguientes, aproximadamente, esta cifra aumentó lentamente. Al comienzo de la Era Cristiana (el año 1 d.C.) había unos 250 millones de personas en la Tierra. En otras palabras, la población humana había aumentado unas 25 veces en un periodo de 7000 años.   

En el año 1650 d.C. la población humana había aumentado a unos 500 millones (0,5 mil millones). En el año 1850 d.C. había alcanzado los 1.000 millones (1.000 millones). Cien años más tarde, en el año 1950 d.C., la población humana ascendía a unos 2.500 millones (2.500 millones) de individuos. Y en 1960, había alcanzado unos 3.000 millones (3.000 millones). Les puedo afirmar por experiencia personal que en el año 1960 la vida era considerablemente más cómoda y distendida.   

En el año 1970 d.C. se informó de que la población mundial estaba aumentando a un ritmo alarmante del 2% anual. Extrapolando esa cifra al año 2000 d.C. obtenemos aproximadamente 6.000 millones (6.000 millones) de individuos. De hecho, la cifra exacta era de 6.114 millones (6.100 millones) de individuos. Extrapolando una vez más, y para el año 2070 d.C. la explosión demográfica saltará a aproximadamente 25.000 millones (25 mil millones), y para el año 2170 d.C. es posible que supere los 150.000 millones (150 mil millones). 

Estas cifras representan claramente la típica forma de S de la curva de explosión demográfica. Sin embargo, hay algo aún más instructivo que se puede obtener de un detallado análisis de la curva de crecimiento de una población.

Basta con colocar una simple regla en vertical sobre la curva a lo largo de la línea que representa el año 1500 d.C. Ahora movamos la regla lentamente hacia la derecha hasta llegar al punto en que la curva cruza la marca de 500 millones (0,5 mil millones) de población. Este punto parece estar situado un poco más allá del año 1600 d.C. 

Ahora seguimos moviendo la regla lentamente hacia la derecha hasta llegar al punto en el que la población se duplica en número. Será la marca de los 1.000 millones (1.000 millones). Esto parece ser un poco más allá del año 1800 d.C. En otras palabras, ese es el período de tiempo que le tomó a la población humana duplicarse. ¿Suena aterrador todo esto? Claro que si!    

Ahora movamos la regla aún más a la derecha de la curva. ¿Cuántos años pasaron antes de que la población alcanzara la marca de 2.000 millones (2.000 millones) y se duplicara nuevamente?  ¿Podríamos decir que esto llevó unos 100 años en este punto de la historia de la humanidad?

¿Cuántos años se espera que tarde la siguiente duplicación, hasta los 4.000 millones (4.000 millones)? Según análisis estadísticos recientes, la tasa de duplicación esperada en el momento actual es de aproximadamente una vez cada 35 años.

Como hemos dicho anteriormente, el ritmo de crecimiento de una población refleja la diferencia entre la tasa de natalidad y la tasa de mortalidad. Evidentemente, a pesar de las enfermedades y el hambre que existen en muchas partes del mundo, y también a pesar de las constantes e irracionales guerras, los seres humanos continúan produciendo nuevos organismos vivos mucho más rápido que los que fallecen.

¿Qué Será del la Humanidad?

La cuestión de las causas de la actual explosión demográfica es un tema de máxima importancia y urgencia. Pero hay una cuestión aún más importante: ¿qué, de verdad, desea y puede hacer el ser humano al respecto? ¿Eventualmente permitirá que la desbocada e imparable explosión demográfica controle su destino en la Tierra? ... ¿sí o no?

Recordemos el ejemplo del cultivo de bacterias en la placa de Petri. El crecimiento comienza con bastante lentitud, pero pronto aumenta a un ritmo exponencial hasta alcanzar un nivel estable de madurez numérica de la población. Sin embargo, una colonia bacteriana es totalmente incapaz de controlar su propio destino. De hecho, la falta de espacio y de alimentos tiende a inhibir el crecimiento, la expansión, y la reproducción. Adicionalmente, los productos de desecho se van acumulando y eventualmente envenenan la población 

En tales condiciones, el cultivo de bacterias sólo puede salvarse transfiriendo unos pocos individuos a un nuevo cultivo en otra placa de Petri que tenga unas condiciones ambientales más adecuadas para mantener la vida.

Actualmente, y si bien el hombre no es una bacteria, este se encuentra claramente dentro del aspecto central o exponencial de su propia curva de crecimiento, aumentando a un ritmo desbocado e incontrolable, donde ya comienzan a aparecer graves carencias en muchos países del mundo. Pues bien, ahora nos surge una serie de preguntas muy serias: 

1.- ¿Será nuestro destino colectivo similar al de las bacterias?; 2.- ¿Nos quedaremos también sin espacio y sin comida?; 3.- ¿Acabaremos por intoxicarnos y envenenarnos con nuestros propios productos de desecho y polución, nuestra lluvia radiactiva y el efecto invernadero, el constante aumento de la temperatura ambiental y derretimiento del hielo polar, y los propios productos químicos con los cuales intentamos controlar nuestro entorno natural y no tan natural?; 4.- Sera más importante la economía, el poder, y la codicia política-social que nuestro bienestar, cultura,  y salud física y mental?; y  5.- ¿Declinará y desaparecerá la especie humana en semejanza a la cultura bacteriana que hemos utilizado como ejemplo?

Debido a nuestro cerebro altamente desarrollado, pero relativamente inmaduro e impulsivo, el hombre ciertamente es capaz de resolver, muy lentamente, el actual problema de superpoblación. Por el momento, y siendo totalmente realistas y honestos, el panorama es sumamente sombrío y pesimista. Sin embargo, y sea como sea, tal resolución representa nuestra única esperanza para lograr la supervivencia de nuestra especie en la Tierra.

Síntesis Final

Una población es un grupo de individuos de una misma especie que vive en una determinada comunidad biótica. Una comunidad biótica es un agrupamiento de poblaciones que viven en un hábitat físico determinado. Por densidad de población nos referimos al número de individuos de una determinada población que viven en una unidad de superficie o de volumen de la comunidad. La densidad de población suele ser utilizada como una medida del éxito de supervivencia de una determinada especie en su comunidad. 

Las poblaciones nunca son estáticas y siempre están cambiando, incluso cuando el número de individuos parece permanecer invariable e igual. Los individuos que mueren o son eliminados son sustituidos por individuos recién nacidos. Si la tasa de natalidad supera la de mortalidad, la población aumenta en número; mientras que, si la tasa de natalidad es inferior a la de mortalidad, la población disminuye en número. 

Toda población de individuos vivos tiende a seguir un patrón de crecimiento ilustrado por una curva en forma de “S.” En tal curva existe un periodo inicial de crecimiento lento o latente pero creciente; seguido de un periodo de crecimiento extremadamente rápido (logarítmico o exponencial); seguido de una ralentización que lleva a un aplanamiento de la curva; seguido de un periodo en que la población disminuye por la falta de espacio y alimentos, o por la acumulación de productos de desecho, o por guerras, etc.; y finalmente seguido por un periodo de declinación o extinción. 

En estos momentos (año 2022) el ser humano se encuentra en plena fase logarítmica o exponencial de su curva de crecimiento. Existen actuales luchas por alimentos, territorios geográficos, y poderío o control sobre los demás. Tales conflictos llevan a grandes diferencias políticas y guerras encarnizadas de todo tipo. Tal fase, por lo tanto, también expresa la clara e incontrolable existencia de una explosión demográfica de proporciones inmensas e incontrolables. 

La cuestión fundamental que todos obligatoriamente deberíamos plantearnos es solo una: ¿cuenta el ser humano con el suficientemente grado de inteligencia y madurez como para medianamente lograr controlar o modificar el tétrico desenlace de su inexorable destino al final de la curva de crecimiento?, o ¿si ya es tarde, y el también declinará y acabará pereciendo ante su propia inmadurez asi como por el comportamiento biológico desbocado del mismo ADN que le da la vida?

Si no logramos controlar la replicación de un ADN desbocado, asi como los deplorables eventos que suceden en nuestro planeta y su población, será la propia Naturaleza quien se ocupara de eliminarnos prolíficamente y a modo de una especie deficiente no apta para continuar. 

La curva de crecimiento de la población es inexorablemente cruel y jamás perdona y, por lo tanto, tanto la respuesta como la solución descansan en nuestras actitudes, decisiones, y acciones …

 

Añadir un comentario:

Nombre:

E-Mail: (no será público)

Comentario:

Enviar >>